Educar desde las emociones

“Desde la infancia se nos dice qué debemos pensar, qué debemos sentir y cómo debemos actuar para adaptarnos. Entonces qué sucede con nuestros deseos, sentidos y pasiones” Luz Emilia Flores Davids

Luz Emilia Flores Davids, catedrática de la Universidad Nacional de Costa Rica, en su artículo “El placer de aprender” plantea que el mundo necesita con urgencia repensar el sistema educativo. Afirma que la educación tradicional no se encuentra vinculada de forma sensible con la cotidianidad de las personas, ya que impone una determinada forma de ver el mundo y reprime la alegría, la espontaneidad, la libertad de expresión a través de mecanismos jerárquicos de control.

Sin duda, la escuela es de gran importancia para la sociedad ya que prepara al individuo para su vinculación con el entorno social. Sin embargo, por un lado, el clásico sistema educacional se enfoca en la repetición acrítica de contenidos y no tiene espacio para la duda lo que implica la formación de seres humanos pasivos e irreflexivos. Por otro lado, la escuela al ser unidireccional (enseñanza) no genera el diálogo entre los miembros del sistema educativo (profesor – estudiante) sino que impone su propio discurso, entonces se forma a personas temerosas y obendientes.

Este tipo de violencia implícita a la que son sometidos los estudiantes, en un primer momento subyuga al más débil. Sin embargo, cuándo el débil tiene un espacio de poder, hace lo mismo que hicieron con él: se vuelve implacable con el “subordinado”. Este tipo de comportamiento genera un mundo poco solidario que vive en constante competencia para negar al otro: como no soy valorado, tampoco valoro legítimamente al otro.

El panorama descrito debe cambiar. Y para Luz Amelia Flores Davis se lo conseguirá a través de un salto de paradigma pedagógico que modifique sus percepciones rígidas acerca de la educación: el profesor no puede reducirse a ser un controlador de calidad, evaluador y administrador de refuerzos. El docente debe negarse a ser un adiestrador ya que esto produce la pérdida de identidad individual y social del ser humano.

Por su parte, el cientista chileno Humberto Maturana plantea que toda acción humana se fundamenta en la emoción, no hay acción sin emoción. De tal manera que son las emociones las que potencian o debilitan el quehacer de la intelegencia. Tras lo planteado, se puede inferir que únicamente las emociones positivas crean un ambiente adecuado para el aprendizaje y es que solamente hacia a aquellos fines que el ser vivo tiene una actitud emocional positiva puede motivar una actividad creadora. Sin embargo, en la educación tradicional, las emociones no han sido consideradas, de hecho, existe una idea predominante respecto a que lo emocional sea considerado opuesto a lo racional.

En efecto, la relación que existe entre el estudiante y el profesor será medular para el proceso de aprendizaje académico como personal. Una evidencia de lo expuesto tiene que ver con el siguiente ejemplo: cuando a un aprendiz se le pregunta acerca de algún profesor particular, este siempre menciona su percepción acerca de las cualidades personales del docente dejando de lado detalles vinculados a la instrucción académica del profesor. No cabe duda, que nuestros profesores también son víctimas de un sistema educacional opresor y por ello reproducen dichas prácticas con las nuevas generaciones. De ahí, que también se debe revalorizar una nueva formación de docentes.

Estrategias:

Fuentes:

  • Flores, L. (2010). El placer de aprender. El documento virtual [en línea]. Disponible en: https://goo.gl/OD572z (5 de abril de 2017)
  • Moraes, M. (2001). Sentipensar bajo la mirada Autopoiética o cómo reencantar creativamente la educación. El documento virtual [en línea]. Disponible en: https://goo.gl/wDHCgt (5 de abril de 2017)
  • Moraes, M. (2001). Educar y aprender en la bilogía del amor. El documento virtual [en línea]. Disponible en: https://goo.gl/udC8jU (5 de abril de 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *