Repensar la práctica docente

“Si la manera de aprender ha cambiado, también debe cambiar la manera de enseñar”

El sistema educativo tiene un impacto directo en el avance de una sociedad, ya que forma a los ciudadanos que deberán enfrentar los desafíos que presenta la misma para su posterior desarrollo y crecimiento. De tal manera que los docentes deben adaptarse a los cambios continuos que modifican los hábitos en el entorno social.

Sin embargo, quienes ahora, todavía una gran mayoría, se desempeñan como docentes no crecieron con el potencial tecnológico que las nuevas generaciones tienen a su alcance; como resultado se genera una brecha generacional entre estudiantes y profesores debido a que los nativos digitales* piensan y procesan la información de manera diferente que sus educandos.

Tras lo expuesto, no es ninguna novedad que todo el conocimiento se encuentra alvergado en la Internet (99% de la información mundial se encuentra digitalizada). Sin embargo, la tecnología no guía por sí sola el proceso de aprendizaje, por ello el rol del docente es crucial el siglo XXI, porque no basta con saber usar la tecnología sino ser competente en la era digital.

¿Cómo se aprende en una sociedad tecnológica articulada en red?

La manera en que se aprende en la actualidad es a través de la conectividad (creación de conexiones). Por lo tanto, el aprendizaje no es actividad individual sino un proceso continuo de construcción de redes. Además, es desordenado y está muy lejos del aprendizaje tradicional que es perfectamente organizado. Aprender en la actualidad implica ser creadores de conocimiento y no simples consumidores.

El conocimiento no está al margen de nuestro diario vivir o exclusivamente en espacios formales como el académico. Todo lo contrario, el aprendizaje es continuo, vertiginoso y es posible en todos los espacios; por ello, aprender ahora significa tomar decisiones en una realidad que cambia constantemente: el acierto de hoy puede ser la equivocación de mañana.

Lo trascendental de lo explicado es que como constantemente se está creando y modificando el conocmiento, esta abundancia informática requiere crear entornos de aprendizaje (casa, parque, escuela, museo, etc.) que permitan dialogar, discutir, discernir, reflexionar dicha información de tal forma que la misma guíe las decisiones.

Es por ello que los profesores no sólo deben actualizarse en el uso de las nuevas tecnologías (TIC) si no que además deben preparar a los estudiantes para una vida digital. Este nuevo rol implica que la transmisión de información debe dejar de ser unidireccional, sino todo lo contrario, debe ser horizontal donde el profesor guíe al estudiante en los procesos de búsqueda, análisis y selección de la información encontrada, así como en la interpretación de esta, su respectiva síntesis y la difusión de la misma.

Por lo tanto, el docente debe buscar el equilibrio técnico-pedagógico: entre lo que sería la aplicación de los contenidos de aprendizaje estipulados en los planes y programas escolares mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información.

*Nativos digitales: corresponde a las generaciones que nacen en un entorno digital y están familiarizadas con el mismo. Sin embargo, esto no implica que hagan un uso competente de la tecnología.

Fuente:

Viñals Blanco, Ana; Cuenca Amigo, Jaime; (2016). El rol del docente en la era digital. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, Agosto, 103-114. Disponible en: http://bit.ly/2rq7wKK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *